slideshow

Disclaimer

Nombres y personajes de esta historia son propiedad de Stephanie Meyer (menos los que no salieron en la saga original). Lo único mio es la historia que va uniendo a tan maravillosos personajes.
Esto es un homenaje a una de mis sagas favoritas, sin fines de lucro, por mera distracción.

jueves, 26 de febrero de 2009

PREPARATIVOS

–Si no dejas de pasearte de esa manera, vas a terminar haciendo una zanja en el piso –pronunció la tía Rosalie algo exasperada –Todavía no escuchamos que el “perro” aúlle, así que debe de seguir vivo.
Miré a mi tía con los ojos desmesuradamente abiertos mientras un escalofrío recorría mi espina dorsal.
–¡Rosalie! Con ese tipo de comentarios tan negros no ayudas en nada –la abuela Esme la reprendió y mi tía tuvo la decencia de parecer arrepentida.
–Nessie, si nos explicaras bien las cosas, tal vez podríamos ayudarte con tus padres –El abuelo Carlisle parecía tranquilo, aunque por la forma en que miraba hacia el pasillo que llevaba a su despacho, se delataba su ansiedad por saber qué estarían diciéndose mis padres y Jacob.
–Es que no hay mucho qué hablar .Vine a visitar al abuelo y comprobar si Forks era tal y como lo recordaba, pues en tenía tiempo dándole vueltas en mi cabeza a la idea de vivir sola una temporada –los presentes torcieron el gesto, al parecer a ellos tampoco les entusiasmaba mi idea de independizarme –En fin, me reencontré con Jake en casa del abuelo, aclaramos un par de malentendidos entre nosotros y… y eso.
–¿Quieres decir que en menos de un minuto ambos cayeron perdidamente enamorados el uno del otro? No me lo creo –A pesar de la reprimenda de la abuela, Rosalie se negaba a abandonar el sarcasmo.
Me incomodaba hablar de mis sentimientos por Jacob con los demás; no me avergonzaba amarlo, sino que era algo en lo que los dos no habíamos profundizado. Yo sabía lo que sentía por él, pero era demasiado cobarde para preguntarle qué sentía por mí; su respuesta me atemorizaba, ya que o podía llevarme al cielo de pura felicidad o podía matarme de dolor.
–Yo… bueno…
–¡Rosalie! No tenemos ningún derecho de preguntarle a Nessie sobre sus sentimientos; eso es algo entre ella y Jacob –le lancé una mirada de agradecimiento a la tía Alice por su intervención.
–A mi Jake no me cae mal –intervino el tío Emmett –pero eso de que ande manoseándote no me agrada en lo absoluto.
–Jacob no me manosea –corregí enojada –De hecho, es bastante respetuoso conmigo.
Bastante para mi gusto” finalicé la frase en mi mente.
–¿Y qué fue eso que vimos en tu recámara hace rato? –Preguntó el tío Jasper, quien se había mantenido callado casi todo el tiempo –Aunque por lo menos debo admitir que yo no supe quién estaba manoseando a quien, porque Nessie parecía un pulpo abrazada a Jacob.
Tío Emmett soltó una estruendosa carcajada y los demás trataron de disimular una risita. Sentí que mi cuerpo enrojecía por completo y que mi temperatura corporal subía por lo menos tres grados a causa del bochorno.
–Sí, yo creo que más bien Billy Black es quien debería estar aquí peleando por la virtud de Jake–Tío Emmett la estaba pasando bomba a mis costillas.
–¡Abuela!
–Emmett, Jasper, debería darles vergüenza hablarle así a Nessie. –Aunque pretendía sonar severa, era obvio que mi abuela trataba de no soltar una carcajada. ¡Fantástico! Hasta la más ecuánime de la tribu se reía a mi costa. Para mi mortificación, mis tíos siguieron riéndose a carcajadas.
–Van a ver, me las van a pagar… un día de estos, tu nuevo Jeep amarillo va amanecer con toooooda la pintura rayada, tío Emmett… –le gruñí a uno y al otro le saqué la lengua.
–Dejen de pelear los tres como chiquillos. –la tía Alice aprovechó y le dio un ligero zape al tío Jasper. –Dime, Nessie ¿qué tienes planeado para hoy?
–¿Cómo?
–Sí, para tu cumpleaños. Supongo que habrás adelantado la fiesta para hoy en la noche, pues mañana es domingo y…
–Pues no tengo planeado nada –dije sin dejarle terminar la frase.
–¡¿Qué?! –La expresión de mi tía Alice era como si le hubiera dicho que el apocalipsis había iniciado o que la casa Gucci había quebrado. –Nessie, no puedo permitir eso. Siempre hemos celebrado tus cumpleaños a lo grande… Menos mal que estoy aquí para organizarlo todo, claro que si puedo hacerlo en menos de… –consultó el carísimo reloj que llevaba en la muñeca izquierda –Son las nueve veintiséis de la mañana. Eso me deja un margen de diez horas, treinta y cuatro minutos y 32 segundos para conseguir lo necesario; pero esta noche hay fiesta.
–¿De qué fiesta están hablando? –la voz de papá sonó de pronto y todos nos giramos a mirarlo. Si bien lucía un semblante serio, ya no estaba furioso como hacía una hora. Mamá estaba a su lado, tomándolo de la mano, con un rostro un poco más relajado; sólo Jacob, quien estaba un paso más atrás de ellos, sonreía. Me pregunté a qué se deberían esas tres expresiones tan dispares.
–De la fiesta de cumpleaños de Nessie –dijo la tía Alice cuando recuperó el habla; obviamente, a ella también le sorprendió las expresiones de los demás.
–Oh, claro, por eso estamos aquí, ¿no? –pronunció papá casualmente, como si nada.
Jacob había caminado varios pasos para llegar a mi lado y rodearme con brazo por los hombros; pensé que mi padre se pondría a bufar al ver su gesto, pero no dijo nada. Noté que los demás, salvo mamá y mi novio, también habían esperado una reacción furiosa por parte de papá.
–Un momento, ¿qué sucede aquí? –pronuncié con suspicacia –Primero quieres matar a mi novio, y rato después, ¿salen del despacho como si nada? Disculpen, pero eso no me lo trago.
–Las cosas se pueden arreglar entre la gente adulta cuando se habla civilizadamente y con claridad.
Entendí el mensaje implícito en las palabras de papá: yo era una simple mocosa que hacía un lío por todo.
–Todo está bien, Nessie, te lo prometo. –las palabras de mi novio sonaron cargadas de sinceridad, sin el menor atisbo de nerviosismo. Me besó cariñosamente en el pelo.
Tenía mucha curiosidad de saber qué habían hablado mis papás y Jacob durante casi una hora encerrados en el despacho. Iba a tener que buscar el momento adecuado para sonsacarle la información, aunque tenía qué idear el cómo, porque Jacob era lo bastante discreto como para guardarse el secreto de lo que mis padres le dijeron hasta la tumba. Tal vez tendría que jugar a seducirlo un poco, o mejor dicho sólo un poquito nada más, porque le había dado mi palabra en lo referente a la regla de los seis meses.
En ese instante, papá me miró fijamente enarcando la ceja.
¿Podrías dejar de hacer esto? Es realmente molesto
Papá expulsó el aire de sus pulmones ruidosamente, pero asintió.
Gracias
–¿Nos estamos perdiendo algo con ustedes dos?
–No es nada, mami… –la miré con lo que esperaba fuera la más angelical de mis expresiones –Entonces, ¿confío en que ya no se van a poner pesados por mi relación con Jacob?
–Nunca ha habido problemas con eso– contestó mamá –Sólo digamos que la forma en que nos enteramos no fue la más afortunada.
Volví a sonrojarme. De verdad que era bastante bochornoso recordar cómo nos habían encontrado esa mañana toda mi familia.
–Este… por cierto, ¿qué hacen todos aquí? Y no lo digo con mala intención o porque me moleste que estén aquí, sólo es curiosidad, porque si mal lo recuerdo, no tenían pensado regresar a Forks por lo menos en los próximos 50 años.
–¿Por qué más ha de ser? Vamos a pasar tu cumpleaños contigo –papá se encogió de hombros de manera casual. Tal vez eran ideas mías, pero casi podría jurar que los demás habían volteado a ver a mi padre, esperando que él fuera quien contestara mi pregunta.
–¡¿En serio?! –no pude evitar emocionarme. Sinceramente, al pensar que no iba a estar con el resto del Cullen ese día, me entristecía sobremanera.
–Claro que sí, hija. ¿Cómo crees que seríamos capaces de perdernos uno sólo de tus cumpleaños? Ese día fue el más importante de toda nuestra existencia. –Mamá se acercó y acarició mi mejilla izquierda con su mano, mientras con la otra acomodaba un mechón de cabello atrás de mi oreja.
–Bien, entonces manos a la obra. Empieza la operación “Fiesta de cumpleaños”. –La tía Alice parecía un torbellino disparando instrucciones a diestra y siniestra –Emmett y Jasper, ustedes se encargan de las bebidas; Jacob, te toca avisarle al resto de los chicos de La Push. Rosalíe y Esme, necesito que me ayuden con la decoración; Edward, tú te encargas de la música… ¿Qué más? Oh, sí, Carlisle, por favor, ayúdame a vigilar que Emmett y Jasper no se distraigan y me ayuden con lo que les toca. –Emmett y Jasper voltearon a verla divertidos –Los conozco, y son capaces de armar un desastre por cualquier cosa. Nada de guerritas de comida, de piedras, de botellas o de cualquier otro objeto que se les ocurra.
–¿En qué te ayudo yo?
–Bella, a ti te toca encargarte de tu hija.
–¿Qué quieres decir con eso, tía?
–Quiere decir que tú, mi querida sobrina, te vas a quedar quietecita y en tu cuarto mientras nosotros organizamos tu fiesta sorpresa.
–¿Y cómo va a ser sorpresa si ya la sé?
–Es sorpresa porque no vas a saber cómo va a quedar –me dio un ligero pellizco en la nariz –Así que todos manos a la obra porque todo tiene que estar perfectamente listo para las ocho en punto…. ¿Qué? No se queden ahí parados, ¡todos en acción!
La tía Alice salió disparada hacia el teléfono; se había tomado muy en serio lo de organizar mi fiesta sorpresa.
–Bueno, parece que Alice espera que le hagamos caso así que… –papá se encogió de hombros, divertido con la actitud de mi tía –Jacob , será mejor que vayas a casa y les avises a todos los demás. Si alguno falta esta noche a la fiesta, no dudo que Alice sea capaz de ir por ellos hasta La Push y traerlos de una oreja. Diles que los esperamos con gusto.
–No te vayas, háblales por teléfono… –dije en tono casi suplicante –La tía Alice pretende que me la pase todo el día encerrada en mi habitación y sin hacer nada. Me voy a morir del aburrimiento, quédate por favor.
–Nessie, no creo que quedarme contigo en tu recámara sea una buena idea, precisamente –No necesitó agregar nada más, lo comprendí de inmediato –Prometo venir lo antes posible. Además, quiero ir al taller para ver cómo va la reparación del Aston Martin.
Las palabras de Jacob no le pasaron por alto a mi padre.
–¿Le pasó algo al auto?
Oh, oh, otra cosa más que no les había mencionado…”
–¿Esto tampoco se los habías dicho, Renesmee? –La voz de Jacob sonó incrédula –No me lo puedo creer… Edward, el Aston está en mi taller porque Nessie tuvo un accidente vial.
–¿Accidente? ¿Por qué no nos llamaste? ¿Estás bien? –Mamá pasó sus manos por varias partes de mi cuerpo, como para asegurase de que tenía todos los huesos completos y en buen estado.
–Estoy bien y no pasó nada grave. Por eso no los llamé, fue una tontería sin importancia –dije en un tono que pretendía aligerar el tema.
–Si te distraes mientras conduces para ver a un extraño, no es algo sin importancia. ¿Quién es Awka?
Por lo visto, papá definitivamente no pensaba abandonar del todo mi mente. Tenía que empezar a tararear algo en mi cabeza a la voz de ya para evitar que siguiera esculcando en mi cabeza.
Allons enfants de la Patrie, Le jour de gloire est arrivé! Contre nous de la tyrannie, L'étendard sanglant est levé…”
–Nessie, ni cantando “La Marsellesa” te vas a librar de esto. ¿Quién es Awka?
–¿Qué sucede Edward? ¿Qué es Awka? –mamá sonó ansiosa. Menos mal que el resto de la familia ya se había ido a hacer la parte que tía Alice les había asignado para mi fiesta, sino también me estarían acribillando con preguntas.
–No es qué, sino quién…
–¿Para qué te lo digo? Lo puedes ver en mi mente, ya que te niegas a salirte de ella.
–Es uno igual a Nessie. –contestó Jacob ignorando por completo mi intento por no contestarle a mis padres.
Tal vez por ser de la misma especie o porque la historia sobre su nacimiento me había conmovido mucho, pero sentía la necesidad de proteger a Awka de cualquier crítica de mi familia. Porque estaba segura que cuando se enteraran que la dieta de Awka incluía la sangre humana, le iban a poner “peros” al pobre.
–¿Igual a Nessie? –mis padres preguntaron al unísono. Tanta fue la sorpresa que hasta mamá me llamó “Nessie”, siendo que mi sobrenombre no era de su total agrado.
–Sí, es mitad vampiro, mitad humano como yo… Es hermano de Nahuel.
–¿Nahuel también está aquí?
–No, mamá. Sólo Awka se encuentra en Forks… Papá, ya que andas por mi cabeza, ¿por qué no se lo cuentas a mamá y nos ahorramos las explicaciones?
–No, esto lo tenemos que escuchar de ti. Además, lo único que escucho es “La Marsellesa”, y esa ya me la sé de memoria. Siempre que no quieres que sepa algo, tu mente “canta” lo mismo.
–¿Tan predecible soy?
–Cuándo tengas tus propios hijos, vas a aprender cuán predecibles son al momento de querer tapar sus travesuras.
–Los dos, por favor, nos estamos desviando del tema… ¿Quién es Awka? Jacob, ¿qué sabes al respecto de esto? ¿Lo conoces?
–No, Bella… la manada percibió hace días su efluvio y estuvimos rastreándolo sin éxito. Sólo lo pude ver bien anoche, pero sólo un instante. Nessie es quien ha tenido más contacto con él.
Los tres pares de ojos voltearon a verme, como esperando a que les diera una explicación sobre Awka. Solté el aire de mis pulmones en señal de rendición y procedí a relatarles cómo había conocido a Awka y lo que me había contado sobre su vida.
Hubo dos momentos en que percibí cierta incomodidad en mis padres y en Jacob al momento de escuchar mi relato; la primera, cuando les había informado que Nahuel había muerto. Imagino que les tomó de sorpresa como a mí, ya que ellos también pensaban que mi cuerpo era infalible a todo. Lo otro que les incomodó fue cuando les relaté el nacimiento de Awka, la manera en que había sido perseguido por una horda de gente dispuesta a acabar con él. Tal vez ellos también se habían estremecido de horror al pensar en un indefenso bebé huyendo por su vida, cuando él no tenía la culpa de las circunstancias de su nacimiento ni de su naturaleza.
–Vaya, nunca pensé que Nahuel tuviera otro hermano, cuando él vino ha Forks, sólo mencionó a sus hermanas. Supongo que fue una gran sorpresa enterarse de la existencia de Awka.
–Tal vez… digamos que no profundicé mucho en la relación que habían entre ellos. Aunque supongo que terminaron siendo cercanos, pues Nahuel le habló de nosotros a Awka.
–Oh, sí, me olvidaba del hecho de que tienes un fan acosador… –dijo sarcásticamente mi novio.
–¿Qué quieres decir con eso?
–Que Awka está siguiendo a Nessie casi con fijación. –Al escuchar eso, quise interrumpirlo, pero Jacob me lanzó una mirada que me desistió de hacerlo –No trates de negarlo, Nessie. La noche que ella conoció a Awka, se le ocurrió ir tras él, y en un momento dado, ella terminó siendo perseguida por él. Yo había estado patrullando esa noche al otro extremo del bosque, y cuando venía de regreso, pude ver a Nessie corriendo como si la vida se le fuera en ello. Su perseguidor, o mejor dicho, Awka se fue cuando detectó mi presencia.
Recordé el momento y la forma en que le había quebrado las costillas con mi golpe. Sin poder evitarlo, sonreí ante el recuerdo, y vi que papá también sonrió. Así que todavía seguía leyendo mi mente, pero por primera vez en ese día, uno de mis pensamientos le causaba gracia, tanto que luchaba por reprimir una carcajada.
¿Ves, papi? Después de todo, las lecciones de defensa personal de mis tíos sí me sirvieron
–¿Qué es tan gracioso, Edward?
–Luego te lo cuento, cariño… Entonces, ¿por qué decidiste ir tras él, Renesmee? No sabías qué merodeaba por ahí y eso pudo ser peligroso para ti.
–Lo sé, pero digamos que el predador que llevo dentro de mi salió a la superficie. Fue algo instintivo… por eso también creo que Awka terminó por perseguirme a mi, fue una respuesta automática de nuestra especie.
–Y además de eso, también está el hecho de que el día que te dio insomnio y te fuiste a dar una vuelta por ahí, al bosque, te encontraste con él. O que anoche, de manera espontánea se apareció en la feria a unos cuantos metros de donde estábamos.
–Y que él era el extraño que te distrajo momentos antes del accidente… –finalizó papá.
No necesité preguntarle cómo lo sabía. Era obvio que el don de papá se estaba dando vuelo en mis recuerdos.
–Nessie, ¿sería mucho pedirte que trates de mantenerte alejada de Awka?
–Pero papá…
–Sé que tienes curiosidad porque es como tú, pero por muy hermano que sea de Nahuel eso no quiere decir que sea como él. Hasta que no conozcamos sus intenciones o qué es lo que pretende, mantente apartada de él.
–Ya te dije, sólo tiene curiosidad por nosotros y por la forma en que vivimos. Siempre ha estado solo, imagino que una familia tan grande de vampiros le llama la atención.
–Tal vez sí, nena –intervino mamá –Pero haznos caso, por favor. No está de más extremar precauciones; aún en nuestro mundo, hay seres temibles que no dudarían eliminarnos a la menor oportunidad.
No sé por qué a mi mente vino el recuerdo de aquel nevado día en el claro, hace mucho tiempo atrás. Las capas negras y el rostro de Aro, el líder de los Vulturi, era algo que me acompañaba hasta en mis pesadillas; tal vez sería buena idea hacerles caso a mis padres e irme con cuidado con Awka. Aunque había algo que no podía negar: la tentación de seguir en contacto con él era tan grande como la tentación que provocaba la sangre humana.

8 comentarios:

  1. Me encantan tus capitulos de Claro de Luna!! Son fantasticos un poco cortos para lo que estoy acostumbrada pero es algo y tenes una gran imaginación.
    Porfavor continua escribiendo, te lo ruego.
    Te hago un simple comentario con referencia a unos errores que note, acuerdate de lo super sensoriales que son los vampiros y del hiper oido que tienen, y de los poderes de Edwuard y Alice, Cuando Ed le pregunta que planea al bajar las escaleras no es muy creible, ahora que lo pregunte Bella seria otra cosa...
    Suerte y muchas gracias.
    Quedo a la espera de mas de tu insomnio.

    ResponderEliminar
  2. Aghata_uk, gracias por tus comentarios y gracias por señalarme cuando hay algo que les parece que no es lógico... sólo que este "faux pas" tiene su por qué. No quiero adelantar mucho sobre lo que viene. Pero todo lo que han ido leyendo, tiene su relación, hasta los detalles más chiquitos. A veces, hay que hacer un pequeño montaje para guardar un gran secreto

    ResponderEliminar
  3. Oki, gracias por la explicación.
    Y mucha suerte, Ya te dije que me encanta esta historia que estas escribiendo, no?
    Jeje bueno es fascinante...!!!!

    ResponderEliminar
  4. El capii está super como 100pre...! =)Felicitacioness...!

    ResponderEliminar
  5. no no para mi todo tiene logica, de verdad cuando algo no me parec o tengo duda como en la saga real lo pienso lo medito,, y me doy cuenta ke algo especial esta pasando o va pasar,, eso ke sacas tus propias conclusiones antes,, bueno algo asi me pasa ,, te felicito,, sigue,,,

    ResponderEliminar
  6. son absolutamete estupendos y la verdad me muero por saber mas de esta historia eres estupenda y una magnifica escritora pero tarda todo el tiempo que te sea nesesario para tener el sigiente capitulo sere lo mas pasiente aunque la verdad ya estoy dessperada por saber mas de esta historia

    ResponderEliminar
  7. muy buen capitulo , ya lo esperaba con ansias, insisto me es dificil imaginar a bella y edward como papas de alguien ke se ve = fisicamente pero esta padre
    bueno sigue escribiendo lo haces super!
    una pregunta de donde eres?

    ResponderEliminar
  8. Lidia: M encanta lok haces!!!! me falta muxo por leer eso es exelente pues asi la espera para la sedunda peli no sera tan larga...

    Felicidades, tienes muxa imaginaciòn!!

    ResponderEliminar

Dejen sus comentarios!!

Añadir/Share

Bookmark and Share