slideshow

Disclaimer

Nombres y personajes de esta historia son propiedad de Stephanie Meyer (menos los que no salieron en la saga original). Lo único mio es la historia que va uniendo a tan maravillosos personajes.
Esto es un homenaje a una de mis sagas favoritas, sin fines de lucro, por mera distracción.

domingo, 14 de marzo de 2010

INTROMISIÓN

–¡Renesmee, cuida tu guardia!... No, así no…

–No, no, Edward, estás mal….

–¡Pégale ahora!

–¡Concéntrate!

Las voces de los cuatro estaban a punto de volverme loca. ¿Cómo demonios querían que me concentrara si papá, Stan y los tíos Jasper y Garrett me lanzaban órdenes a diestra y siniestra, contradiciéndose los unos a los otros? Yo sabía bien que no era buena idea dejar que mi padre y mis tíos presenciaran mi entrenamiento; ya tenía bastante con lo mandón y pesado que se ponía Stan en calidad de instructor de combate.

Estábamos en el claro de la casa Cullen, el mismo lugar donde se había desarrollado la pelea contra los Vulturis. Milagrosamente, el sol brillaba con apogeo, aún cuando no era lo suficiente para calentar el clima.

La cabeza empezaba a martillarme un poco y los gritos no hacían nada para mejorar el achaque. No sólo era fletarme las órdenes de ellos cuatro lo que me tenía con el malestar, sino también las dos últimas noches de insomnio; seguía teniendo la misma espantosa pesadilla de ir corriendo por una especie de túnel completamente oscuro, siendo perseguida por sabrá el cielo qué cosa mientras los aullidos de un lobo y los gritos de auxilio del abuelo Charlie no dejaban de atormentarme. Cuando al fin lograba alcanzar la salida, sólo era para encontrarme con el cuerpo inerte de Stan antes de ser arrastrada nuevamente por algo brutalmente fuerte hacia el interior. Nunca lograba ver qué era lo que me perseguía ni sabía el por qué. El sueño, o mejor dicho, la pesadilla siempre terminaba donde mismo.

Los tres últimos días habían sido bastante agitados. Mi familia había regresado acompañada de los sobrevivientes del clan de Denali. Sólo quedaban Tanya, Kate y Garrett, y ante la latente amenaza del exterminio por parte de los Vulturi, el abuelo les había logrado convencer para que les acompañaran de regreso a Forks.

Como la cabaña era demasiado pequeña para diez vampiros y una semi-humana, tuvimos que vernos en la necesitad de mudarnos a la antigua casa Cullen. Trabajamos a marchas forzadas para lograr que quedara más o menos habitable; yo me tragué cualquier protesta ante la idea de la mudanza, aún cuando era lo último que deseaba. Esa casa me traía malos recuerdos, pero sabía que no era momento de ponerme remolona por algo así.

Al final, papá decidió que llevarme a la casa no era lo más inteligente, no cuando la policía nos había encontrado ahí a Stan y a mí; aunque papá y tío Jasper había sido lo bastante astutos como para lograr desviar el rastro que estaban siguiendo las autoridades, no nos podíamos dar el lujo de ser descuidados. Así que, mientras los otros 7 se iban a la casa, Stan y yo nos quedamos escondidos en la cabaña, eso sí, acompañados por mis padres.

Arrugué el ceño mientras esquivaba por los pelos un puñetazo de Stan. Habían pasado tantas cosas en tan poco tiempo que a veces me parecía que todo era una pesadilla de la que no podía despertar.

Tía Alice había visto demasiado tarde el ataque sorpresivo al clan del Amazonas; ninguna había sobrevivido. Era como si los Vulturis se hubieran dividido en pequeños grupos de ataque y cayeran sobre sus víctimas al mismo tiempo aún cuando se encontraran a miles de distancia unos de otros. Como había dicho tía Alice, iban por todos aquellos que alguna vez habían mostrado simpatía con nosotros, y lo estaban haciendo a una celeridad impresionante. El ataque a Zafrina y las otras había sucedido casi a la par que el asalto a Denali.

Las pérdidas de nuestros amigos habían ayudado a que papá aceptara sin rechistar mis deseos de retomar mi entrenamiento en combate. Eso sí, el entrenamiento era supervisado por él y de vez en cuando, alguno más de la familia se daba una vuelta para observarnos (menos mamá, que decía que no soportaba ver que intentaran hacerme daño, aún cuando fuera para mejorar mis técnicas de defensa personal).

–¡Ay! –gemí cuando fui a dar con mi trasero contra el frío piso.

–Podemos parar si quieres, princesa –pronunció Stan con una sonrisita burlona al pronunciar el “princesa”, tal y como lo había hecho en Italia durante nuestros entrenamientos. Gruñí una palabrota mientras me ponía de pié prácticamente de un salto. Escuché cómo resoplaba papá, pero en modo “combate”, se me olvidaba por completo ser la niña buena que habían tratado de educar.

Stan siempre había sido así a la hora de combatir, picándome para sacar lo mejor de mí, para dar todo a la hora de pelear.

Stan, Stan, Stan… Otra de las cosas que no dejaban de dar vueltas en mi cabeza, aún dormida, desde hacía tres días. El muy idiota se le había ocurrido soltarme así sin más que me amaba, justo cuando yo estaba hecha un lío con todo lo que estaba pasando a mi alrededor. El que dejara en claro que me amaba y que me quería de vuelta me producía un montón de sentimientos encontrados: felicidad, ira, angustia, desconsuelo. Todo por el mismo boleto y al mismo destino, el cual era que yo terminara una vez más con corazón roto.

Suspiré mientras estudiaba rápidamente con la mirada la pose de Stan, buscando el preciso momento en que bajara la guardia y me dejara darle una buena paliza.

Nueve días atrás, yo estaba en Nueva York, con una vida completamente diferente, tratando de ser una simple mortal ante el resto del mundo, limitándome a sobrevivir de la mejor forma que pudiera, tratando por todos los medios apartarme del mundo de los vampiros, licántropos y todo aquello que para el resto eran simples cuentos de terror. Nueve días antes, yo era dueña de mi vida, sabía exactamente qué paso y cuándo darlo; tenía algo parecido a amigos en Adele, Eric, VJ, amigos sin complicaciones ni secretos que esconder.

Sí, habían pasado nueve días desde que Carlie Mason se había desdibujado y volvía a sumir mi vida como Renesmee, con los fantasmas del pasado acosándome a cada minuto, volviendo a aquellos que había herido de una forma u otra. Volviendo a las pesadillas, a la angustia de saber que los Vulturis vendrían tarde o temprano por nosotros y yo terminaría siendo el pretexto que usarían para aniquilarnos.

Nueve días atrás, tenía en claro que no podía dejar entrar a nadie más a mi vida, mucho menos a mi corazón; ahora, otra vez me volvía ver atrapada entre Stan y Jacob, dos historias inconclusas donde los tres implicados jamás seríamos capaces de seguir adelante si no cerrábamos los asuntos pendientes. Tiempo atrás había elegido aquello que creí que era lo correcto, lo justo; pero me equivoqué tanto que terminé convirtiendo no sólo mi vida, sino la de los que me rodeaban, un verdadero caos.

Tenía mucho miedo de lo que pudiera pasar, estaba aterrada ante el hecho de que no podía ignorar las palabras de Stan, que tenía que hacer algo al respecto. Por eso estaba furiosa con él, por lanzarme esa bomba y esperar a que yo tomara una decisión. No podía hacerlo, o por lo menos no con tantos problemas a mi alrededor.

Lo curioso del caso es la actitud que tomó Stan después de haber hablado conmigo. Era como si nunca me hubiera dicho nada, pues no había vuelto a tocar el tema. Era como si tres días atrás hubiéramos estado hablando del clima y de los cambios en la bolsa de valores.

Suspiré.

Tal vez Stan estaba tratando de darme tiempo, de darme mi espacio para asimilar lo que habíamos hablado y tomar una decisión sobre mis sentimientos. O tal vez… tal vez simplemente se había arrepentido de lo que había dicho. Y si así había sido, ¡maldito fuera por decirme que me amaba y luego retractarse! ¡Maldito fuera por poner mi cabeza patas para arriba de esa manera!

¡Ahí estaba! Justo cuando Stan había descuidado su guardia izquierda. Con toda la fuerza que me brindaba la furia nacida del torbellino que eran mis emociones, le di una patada en el centro del tórax. Para mi satisfacción, lo tomé desprevenido, lo suficiente como para lograra que fuera él quien estrellaba su trasero contra el suelo. Con un movimiento rápido, me puse tras de él, rodeando su cuello con mi brazo para aplicarle una llave como si me tratara de un luchador profesional.

–¡Esa es mi sobrina! –sonreía divertido tío Jasper mientras escuchaba el chocar de unas manos.

La potente ráfaga de adrenalina corriendo por mi sangre me llenó súbitamente de júbilo y excitación. Sentía los sentidos alerta, la mente tan clara, ¡diablos! Me sentía estupendamente bien.

Pero la satisfacción me duró poco; Stan, siendo mucho más diestro para pelear, mucho más fuerte que yo, logró darle la vuelta a la situación, y para cuando me vine a dar cuenta, era yo quien estaba en desventaja. Con un movimiento del que ni siquiera pude percatarme, terminé tendida sobre mi espalda y con él a horcajadas reteniéndome por las muñecas con sus manos. Sentí la respiración agitada al igual que el repiqueteo de corazón.

Lo miré a los ojos, perdiéndome por un momento en la intensidad de su mirada. Sabía muy bien lo que estaba pasando, estaba a nada de caer bajo el hechizo de la lujuria que siempre se desataba al estar cerca de él.

Por un breve instante lo odié. Sí, lo odié por la facilidad con la que podía volverme vulnerable, por la facilidad con la que hacía que lo deseara. Lo odié por dejarme sin defensas ante él, y me odié a mi misma por ser tan débil. Si en ese preciso momento me besaba, bien podía ocurrir un cataclismo a mí alrededor, se podría ir al carajo el mundo entero y seguiría sin afectarme, porque lo único que me importaría es estar en sus brazos, y perderme en él.

–Ejem… Creo que ya ha sido suficiente por hoy. –La seca voz de papá precedida por un carraspeo rompió la burbuja. Parpadeé tratando de despabilarme del sopor lujurioso que había estado a nada de engullirme, sin importarme en lo más mínimo que mi padre y mis tíos estuvieran ahí presentes.

–¡Oh! –pronuncié mientras le daba un ligero empujón a Stan para que se apartara de mí. No es que hubiera conseguido moverlo, pero el gesto había bastado para que entendiera mis intenciones.

Mientras escuchaba las risitas burlonas de tío Jasper y de tío Garrett, me puse de pie, segura que estaba más roja que un tomate de los pies a la cabeza.

Pretendí estar muy ocupada sacudiéndome la ropa y alisando las arrugas de mi blusa, lo que fuera con tal de no encontrarme con la mirada de los demás, y menos con la de Stan; temía lo que pudiera encontrar en ella, tenía miedo descubrir que le divertía verme vulnerable a él. Que encontrara divertido la facilidad con la que podía desarmarme, era algo que podría lastimarme.

Esperé que los demás entraran a la casa, sólo que ni papá ni Stan parecían moverse. Dando un largo suspiro de resignación, siendo consciente que no podía estar ahí eternamente intentando limpiar mi ropa; además, ya me dolía las manos de estarme palmeando tan duro los muslos y el trasero.

Con nerviosismo, acomodé tras mis orejas los mechones de cabello que se habían salido de mi coleta. Paseaba la mirada de aquí para allá, terca a no dirigirle ni una a Stan.

–Renesmee, quiero hablar contigo. –Pronunció papá con aparente calma.

¿?

–Vamos a dar un paseo… Si nos disculpas, Stanislav. –Sin esperar respuesta de alguno de los dos, papá se dio media y echó a andar entre los árboles. Al final, terminé lanzándole una mirada a Stan antes de seguir los pasos de mi padre. Descubrí en el perfecto rostro de Stan una mezcla de confusión y sospecha.

Papá trataba de acoplar la velocidad de sus pasos a la mía, y estuvimos caminando en silencio por un buen rato, adentrándonos más y más en el bosque. Era como si tratara de alejarse lo más posible de la casa para evitar que alguien pudiera escuchar lo que quería decirme.

Me debatía entre preguntarle a dónde íbamos o qué era aquello que quería hablar conmigo; pero me contuve, convencida de que papá sabía lo que hacía. Aunque esperaba que no pretendiera alejarse demasiado, pues aún me ponía un poco nerviosa encontrarnos por accidente con los lobos, o en el peor de los casos, encontrarnos con algún escuadrón de asalto por parte de los Vulturis.

Por fin se detuvo, justo en un lugar donde había más espacio entre los árboles a comparación con el resto del bosque. El sol se filtraba entre las hojas y los árboles de los altos abetos, permitiendo que la oscuridad no se apoderada del todo del lugar. De alguna forma, me parecía ya haber estado ahí antes, se me hacía bastante conocido el escenario.

–Hace poco más de cuatro años, en este mismo lugar Stanislav y yo tuvimos una conversación muy importante… –pronunció papá al fin, rompiendo el silencio entre nosotros. Tiempo atrás, de forma accidental, había tenido acceso a una pequeña parte del recuerdo que mi padre tenía sobre ese encuentro con Stan. Supuse que era por eso que me había parecido conocido el lugar donde nos habíamos detenido. –Una conversación que afectó la forma como se desarrollaron las cosas –continuó –Creo que nunca quise reconocerlo, pero ahora, no sé, supongo que al fin puedo verlo

–¿El qué?

–Que al entrometerme con el pretexto de protegerte, terminé haciéndote más daño, aún cuando jamás era algo que hubiera deseado.

Le miré un tanto asombrada, sin estar completamente segura de qué decir o hacer. Aunque no me extrañaba nada que usara el protegerme como pretexto para hacer lo que fuera que hubiera hecho; opté por guardar silencio y esperar a que papá continuara con lo que estaba diciendo. Había esperando tanto por saber qué se habían dicho, había estado tan ansiosa de averiguarlo que, ahora que tenía la oportunidad de despejar de una buena vez esa incógnita, no quería hacer o decir algo que provocara que mi padre se echara para atrás.

–Sé que has querido preguntarme sobre qué fue lo que Stanislav y yo hablamos hace un par de años. Sé que has intentado abordar el tema, que quieres saber qué fue lo que nos dijimos, qué tanto pudo contribuir esa charla par que ustedes se separaran.

»Piensas que una vez que descubras lo que hay detrás de este… misterio, tal vez puedas tomar una decisión sobre qué es lo que realmente que quieres, que tal vez así podrás hacerle frente a lo que sientes por Stanislav y al amor que te tiene.

–¿Qué…? ¿C-c-co…? –Lo miré un tanto sorprendida, aunque no debería de estarlo, siendo consciente del don de papá, pero aún así…

–El que no haya mencionado nada antes no significa que ignoro todo lo que sucede contigo y con aquellos que te rondan –por un momento, papá parecía algo avergonzado. Entendía muy bien el mensaje implícito de sus palabras: había estado husmeando en mi cabeza. –Sonaré como un viejo disco rayado, pero mi excusa es que lo único que intento es protegerte.

»Sé como fue tu vida en Nueva York, esa existencia casi destructiva que llevabas. Sé lo del alcohol, el cigarro, incluso lo del tatuaje; los intentos por llevar una vida destructiva y tan corta como la de un humano cualquiera. –Bajé la mirada, avergonzada. Hubiera querido por todos los medios que mis padres jamás supieran de mi errático comportamiento, porque sabía perfectamente bien cuánto daño les haría, que de alguna forma lograrían sentirse culpable por decisiones completamente mías –Lo sé todo y siento que fue mi culpa que hubieras llegado a ese punto. Si hace años no me hubiera entrometido, tal vez… tal vez te hubiera ahorrado tanto sufrimiento.

–Tú no tienes la culpa de nada. –Agregué tajante, levantando la mirada para verle de frente. Quería que comprendiera que yo no lo culpaba de nada, que él no tenía nada que ver en todas y cada una de las decisiones que había tomado durante los últimos años. –Yo soy responsable por cada paso que he tomado, yo… fue lo que elegí.

Hice una pausa, intentando acomodar mis ideas.

–¿Le has dicho a mamá algo de… de todo esto?

–No. Se cuanto le lastimaría saberlo.

Asentí, dándole la razón. Aunque irónico, lo cierto es que si mamá supiera todo lo que había hecho y desecho, simplemente se morirían de la pena. En lo que a mi respecta, mis padres encuentran la forma de culparse cuando algo me hace daño, aún cuando es algo que yo misma me haya buscado.

De pronto, recordé que tía Alice me había dicho que había un tema en específico en el cual debía evitar a toda costa cuando mi padre estuviera cerca; un tema que tenía qué ver con la forma en que Stan había extraído la ponzoña de Aftón de mi sistema y de lo sucedido después en Gary.

Un temblor frío recorrió mi espina dorsal. Si papá lo sabía…. Bueno no, no podía saberlo, porque de caso contrario, ya le hubiera arrancado la cabeza a Stan. Conociendo a los hombres de la familia, ya se hubieran encargado de darle una buena tunda a Stanislav, aún cuando no había hecho más que salvarme la vida.

Paré el hilo de mis pensamientos. No sabía si papá estaba dándose una vuelta por mi cabeza en esos momentos; supuse que no, pues no había ni una sola expresión en su cara que lo demostrara. Por si acaso, era mejor no tentar a la suerte y seguir con el consejo que tía Alice me había dado al respecto: no pensar en ello con papá cerca.

–Entonces… –pronuncié para romper el breve silencio entre nosotros.

Papá lanzó un largo suspiro.

–Aquella noche fue… dura. Perdimos a Rose, a varios amigos. Nos dimos cuenta del odio que habíamos despertado en los Vulturi… Simplemente, desde entonces nada volvió a ser lo mismo.

»En medio de todo el caos y del dolor, no podía evitar sentirme feliz por haberte recuperado; aunque todos los demás habían llegado a creer que estabas muerta, ni tu madre ni yo perdimos la fe en un solo momento. Sabíamos que regresarías a nosotros, que te recuperaríamos sana y salva.

–Apenas puedo recordar algunas cosas de aquella noche, antes de que mamá me librara de la influencia de Awka. Recuerdo vagamente que tenía toda la convicción de hacerles daño... –pronuncié casi con un hilo de voz. El recuerdo de esa fatídica noche me escocía en el alma; a partir de ahí, la vida nunca volvió a ser la misma. –Ataqué a Jacob con tal brutalidad que… estuve a punto de matarlo.

Me abracé a mi misma, tratando de calmar los temblores que me producían las imágenes de Jacob herido por mi culpa. La brutalidad de mis propias acciones despertaban tal horror en mi que, a partir de entonces, fui consiente del lado oscuro que poseía; y también, de que siempre tendría que luchar contra él una vez que lo había despertado.

–Después de la pelea, estaba preocupado por ti. Estabas mal, aún cuando estabas decidida a ser fuerte en medio del caos; habías regresado a casa, pero no lo habías hecho sola.

–Stan…

–Desde un principio supe quién era él, qué papel estaba jugando en tu vida y… no fue nada fácil enterarme que tú y él… –desvié la mirada, un tanto abochornada. Papá se veía también bastante incómodo, digo, no era fácil abordar el tema de mi vida sexual para ninguno de los dos. –No fue fácil ver cómo te aferrabas a él, como si la necesidad de tenerlo a tu lado fuera insoportable.

»Nos tenías a tu lado, pero en medio del dolor, era él lo único que necesitabas.

Podía recordarlo perfectamente. Estaba rodeada de mi familia, nos consolábamos los unos a los otros, pero simplemente la idea de estar separada de Stan, aunque fuera por apenas unos cuantos centímetros, era demasiado.

–Estaba preocupado, furioso de ver cómo te asías a él. No podía creer que mi pequeña pudiera querer al desgraciado que había participado en su secuestro.

–Awka fue quien estuvo detrás de eso…

–Pero Stanislav le ayudó.

Guardé silencio. Papá nunca le perdonaría a Stan que hubiera participado en mi rapto, aún cuando al final se convirtió en uno de nuestros aliados. No tenía sentido ponerme a rebatir con papá; era lo imposiblemente cabezota como para lograr que cambiara de opinión.

–Estabas angustiada por la suerte de Jacob, deseabas correr a su lado y asegurarte de que estaría bien, de que no morirían a causa de las heridas.

»Pero también, deseabas estar a lado de Stanislav. Pasara lo que pasara, lo querías a tu lado.

No intenté contradecirlo, no tenía caso. Cada palabra era cierta.

–Te escuché decirle que le amabas, justo antes de partir junto con tu madre a ver a Charlie. Y esas palabras me dieron tanto miedo.

–¿Por qué?

–Porque no era lo que yo quería para ti. ¿Qué clase de vida te podría dar alguien como él? Stanislav es un asesino…

–Como lo hemos sido nosotros… –atajé de inmediato, casi sin pensarlo. No me parecía justo acusar a Stan de algo que cualquiera de los Cullen habíamos hecho en el pasado. –Pero se está esforzando. Ha cambiado su forma de alimentarse.

–Puede ser pero, en aquel momento… No puedes culparme por recelar de él, un vampiro con una dieta tradicional, que además había sido miembro de los Vulturis, que había ayudado a mantenerte cautiva lejos de tu familia.

»No podía permitir que siguieras con esa locura, no cuando estaba seguro que ese camino sólo te llevaría al sufrimiento y a terminar con el corazón roto. Estaba seguro que, al pasar el tiempo, te darías cuenta del error que habías cometido… Recordé lo que había leído sobre el síndrome de Estocolmo y me convencí que tú lo estabas sufriendo.

Recordaba perfectamente que Stan había mencionado eso durante nuestra despedida…

–Mi orgullo se opone a que lo pregunte, pero... tengo qué saberlo, necesito saberlo… ¿qué pasa con lo que te dije esta tarde?

–Dijiste que me amabas… Gracias por decirlo, pero yo sé que no es verdad.

»Tal vez lo creas así, pero a la distancia te darás cuenta estabas confundida, que no sentías eso; que fue producto de los días que estuvimos juntos, prácticamente en tu cautiverio. Si mal lo recuerdo, hay un nombre para eso, creo que lo llaman el “Síndrome de Estocolmo”

–Además, estaba el asunto de su hija –continuó papá, interrumpiendo el flujo de mis recuerdos –¿Cómo ibas a hacerle frente a una anciana con Alzheimer, cuando no eras más que una niña? Si te ibas con él, iba a tener que estarte escondiendo, huyendo de los Vulturis y su loca venganza.

»No podía permitirlo, no podía dejar que te fueras al otro lado del mundo, lejos de nosotros.

–Suena como si pretendieras que estuviera eternamente pegada al cordón umbilical.

–No, pero… supongo que mi excusa sigue siendo que soy un padre intentando proteger a su pequeña.

–Lo sé y, lo agradezco pero, papá, no puedes protegerme de todo y de todos por siempre. Es imposible.

–Tal vez, pero eso no quiere decir que dejaré de intentarlo.

Esbocé una leve sonrisa, un tanto triste. Era verdad, papá intentaría protegerme, salvarme incluso de mí misma, las veces que fueran necesarias. Lo mereciera o no, papá siempre estaría ahí para cuidarme.

–¿Qué fue exactamente lo que le dijiste a Stan aquél día? –pronuncié al fin, consiente de que de alguna forma, les estábamos dando vueltas al meollo del asunto. –Cuando fui a casa para contarles lo de mi embarazo, ¿recuerdas lo que sucedió?

–Sí, obtuviste un pequeño recuerdo de mí…

–Exacto… Eras tú diciéndole “Aléjate de ella, rómpele el corazón si es necesario, pero hazlo” –pronuncié imitando un poco la forma de hablar de papá. –Pero casi podría jurar que hay más, ¿verdad?

Mi padre asintió, exhalando casi con cansancio.

–Aquel día fue casi un golpe de suerte que tu madre y tú decidieran ir a ver a Charlie. Sabía que estando tú presente, sería imposible que pudiera hablar con Stanislav.

»No quería que te enteraras de nuestra reunión y mucho menos que pudieras escuchar nuestra plática, así que decidí buscar el momento propicio para el encuentro.

»Esperé a que tu madre y tú estuvieran lo suficientemente lejos antes de pedirle a Stanislav que me acompañara a este mismo lugar; los demás estaban ocupados lidiando con sus propias penas, que ni se enteraron de lo que estaba pasando, pero Alice sí, y ella no estaba de acuerdo en que yo interviniera.

Edward, no puedes estar intentando desviar el destino cada vez que una de mis visiones no encaja en tus “perfectos” planes. Tienes qué dejarla vivir su vida…

–No cuando sé que mi hija merece algo mejor que eso.

–A veces puedes ser tan cerrado.

»A pesar de las críticas de Alice, seguí adelante con mi plan.

–Para un momento –intervine, frunciendo el ceño un tanto confundida. –¿Qué significa eso de que intentas desviar el destino cada vez que las visiones de tía Alice no encajan con lo que tu quieres? Creo que me perdí.

Papá guardó silencio, dedicándome una larga mirada en el proceso. Por un momento creí que no me había escuchado o que incluso, iba a ignorar mi pregunta.

–Alice dijo que había ido hasta Nueva York en tu búsqueda porque te había visto convertida en un vampiro. –No era una pregunta, pero aún así asentí con fuerza –Pero lo que no te dijo fue que no era la primera vez que te “veía”.

Estaba segura que de la sorpresa, había abierto tanto los ojos como si fuera un personaje de dibujos animados.

–Ese día, ella tuvo una visión del futuro, de tu futuro mejor dicho. Tu piel se había vuelto tan blanca como la mía, brillando al sol. Tus ojos habían dejado atrás el café para dar paso al oro líquido.

»Sí, en la visión de Alice, eras una más de nuestra raza y a tu lado… a tu lado estaba Stanislav. Lo habías elegido a él.

Me quedé muda de la sorpresa. ¿Ese habría sido mi destino? Me costaba creerlo, porque yo había escogido hacer lo correcto, elegir el camino que ya había sido trazado desde el día que nací

Mentirosa”, me riñó mi voz interior. “Tú misma se lo dijiste a Stan: con un simple guiño, con cualquier gesto de su parte, hubiera bastado para quedarte a su lado”.

Abrí y cerré la boca una y otra vez, sin lograr pronunciar una palabra mientras mi interior era un torbellino descontrolado de emociones. Incredulidad, furia, desconfianza, confusión, dolor… toda una gama de sentimientos y por el mismo boleto.

–Lo último que quería, o que quiero, es que termines convertida en un monstruo como yo… Mereces más que esto, más que una existencia de esconderse, de proteger un secreto como este. No podía permitir que te condenaras a un infierno como este…

Conocía muy bien a papá, sabía la forma en que trabajaba su mente y cualquier cosa que hubiera hecho en ese entonces, lo había llevado a cabo totalmente convencido que era lo mejor, aún cuando en la realidad no tuviera ni una gota de razón.

–En aquél momento estaba más que convencido de que era lo mejor para ti. Tenía que alejar a Stanislav y evitar el futuro que Alice había vislumbrado.

»Una vez que se habían marchado, le pedí que me acompañara a dar un paseo, teníamos asuntos qué tratar.

»Stanislav ve acompañó hasta aquí, y sin rodeos, le pedí que se marchara.

–Con todo respeto, pero la única forma de irme de aquí, es si Renesmee me echa –dijo, muy seguro de sí mismo –No pienso alejarme de ella.

–¿Por qué? ¿No crees que ya hiciste demasiado para arruinarle la vida a mi hija? Ya ha sufrido mucho por tu culpa, ¡déjala en paz de una buena vez!

–Lo único que he hecho es protegerla.

–¿De verdad? Entonces, ¿puedes decirme qué fue lo que Awka hizo con ella estos tres días que la tuvo en su poder? Porque si mal lo recuerdo, tú no estabas ahí para cuidarla, así que ese malnacido pudo haber hecho con ella lo que se le diera la gana sin que nadie lo detuviera.

Arrugué el rostro casi con repugnancia, consiente de que en todo ese tiempo, no había podido recordar qué había sido de mí en esos tres días que había estado sometida al poder de Awka. Es más, dudaba que algún día pudiera saberlo.

–Stan tuvo la decencia de parecer mortificado por el mensaje implícito en mis palabras, y guardó silencio, cosa que aproveché para dejarle muy en claro lo que pensaba de todo eso.

»–¿Cómo puedes decir que lo único que has hecho es protegerla, cuando todo esto que ha pasado es por culpa de tuya? Si no la hubieras raptado, nada de esto habría pasado, no habríamos perdido a mi hermana, a nuestros amigos… Mi hija sería feliz con el futuro que ha estado escrito desde el día que nació.

–¿Y qué futuro es ese? ¿con el lobo? –dijo un tanto incrédulo –Esa unión es imposible, ellos son nuestros enemigos naturales…

–Esa no es ninguna ley escrita. Los quileutes han sido nuestros amigos desde hace mucho tiempo. Y sí, Renesmee está destinada a unir su vida a la de Jacob Black.

–Suena como si fuera un matrimonio arreglado, como los que se usaban en la Edad Media, más como un trato comercial que algo que tiene que ver con los sentimientos.

–¿Eres un experto en ellos? Dime si me equivoco, pero los de nuestra calaña carecemos de ellos.

–¿Eso se aplica también con los Cullen? Porque con lo poco que he visto, me parece que ese no es el caso…

»Debo reconocer que Stanislav no mostró ningún empacho para plantarme la cara. Le hizo frente a cada uno de mis embates.

Casi de forma involuntaria, esbocé una sonrisa ladeada. Podía imaginarme perfectamente el encuentro entre papá y Stan, dos de los seres más cabezotas, tercos y voluntariosos que había conocido jamás. Cada uno queriendo imponer sus ideas sin ceder ni un ápice ante el otro. Podía imaginar muy bien la sonrisa casi burlona de Stan al decirle a papá que si eso de no tener sentimientos también se aplicaba a los Cullen; así como también podía imaginarme a la perfección la forma en que papá habría fruncido el ceño al ver que Stan era un digno contrincante.

–Por lo que cuentas, pareciera que Stan estaba decidido a no dejarme.

–Así era. Pude leer en él y estaba completamente decidido a quedarse, aún cuando hubiera encontrado resistencia de parte de toda la familia.

–¿Cómo…? ¿Cómo lograste que cambiara de idea?

Me sorprendía, incluso a mi misma, la capacidad para estar tranquila mientras escuchaba a mi padre relatar cómo es que se había entrometido una vez más en mi vida para cambiarla. En otro tiempo yo estaría chillándole por haberse inmiscuido en algo que únicamente nos competía a Stan y a mí; seguramente habría hecho una pataleta y un drama monumentales. Sí, en otra época, me hubiera montado en furia exigiendo que me dejaran vivir mi vida; sí, en otros tiempos, yo hubiera hecho todo eso y más, pero mi vida había dado tantas vueltas desde aquella fatídica noche de mi noveno cumpleaños, cuando descubrí las circunstancias de mi nacimiento y en lugar de quedarme y dejar que los demás se explicaran, había actuado con tal rebeldía que a partir de ahí se desencadenaron un montón de cosas que me habían arrastrado a terminar con la vida hecha un lío.

–Conozco a Stan –continúe –y sé que no hay poder humano o sobrenatural que lo haga cambiar de parecer. Algo debiste decirle que lo convenció de marcharse sin poner reparos para ello.

–Fue fácil, tuve que apelar a su amor de padre… Le hice entender que si se quedaba a tu lado, te sometería a todo aquello que jamás hubiera deseado para su hija, Annie.

Impulsivamente me acerqué a papá y posé mi mano en su fuerte brazo, decidida a echar a andar mi don y “ver” por mi misma lo que había sucedido aquél día. Las palabras no me bastaban, tenía que verlo, presenciar de alguna manera ese encuentro entre mi padre y el vampiro que tenía mis sentimientos hechos un lío.

Casi de inmediato, las lucecitas uniéndose en para formar otra más en un blanco potentemente cegador hicieron su aparición. Mientras mi padre seguía con su narración, las imágenes empezaron a desfilar delante de mí.

–Leí en su mente el amor que sentía por su hija, la preocupación de que los Vulturis pudieran llegar a ella aún cuando la había sacado de Londres para ocultarla en otra ciudad y con un nombre diferente; te quería y estaba a tu lado, pero eso no quería decir que no pensara en su hija.

–Conoces el don que tiene mi hermana Alice, ¿verdad? – Stanislav se limitó a asentir, ahorrándose las palabras de una respuesta que yo ya conocía –Pero lo que no sabes es que ese don se le escapa cuando se trata de mi hija. No sabemos muy bien por qué, creemos que es por su naturaleza mixta, pero el caso es que Alice no puede ver el futuro de Renesmee ni de aquellos que enlazan su existencia a la de ella.

–No, no lo sabía –respondió el, como si tratara de adivinar hacia dónde me dirigía con mi plática.

Pero hoy, Alice ha podido ver el futuro de Nessie.

–Creí que habías dicho que no podía hacerlo…

–Hoy ha sido la excepción… La ha visto, pero convertida en uno vampiro tal como tú y yo.

–¡¿Qué!? –Me lo dijo con una mueca mezcla de horror e incredulidad. –¿Cómo…? ¿Los Vulturis entonces…?

–No –atajé de inmediato –No serán los Vulturis. Serás tú quien convierta a mi hija en un monstruo.

–¡No! ¡No! ¡Es imposible! Yo jamás podría hacerle daño. Lo que siento pro ella es demasiado grande como para hacer una atrocidad así… Debes estar mintiendo.

–Claro que no. Yo juego limpio, y aún cuando lo último que deseo es ver a Renesmee unida a un maldito vampiro, especialmente a ti, jamás usaría las mentiras para lograr aquello que quiero.

–Imagino la respuesta, pero no puedo evitar preguntarme el por qué me odias tanto, por qué detestas la idea de que ella me elija a mi.

­–Me respondiste “te detesto por condenarla a una existencia contra la que he luchado para alejarla de ella desde el día que nació” –La voz de Stan sonó a poca distancia. Rápidamente rompí el contacto con papá, impulsada por la sorpresa mientras giraba el rostro en dirección de su voz. Stanislav emergió desde el mismo sendero que papá y yo habíamos recorrido con anterioridad.

–Así que decidiste acompañarlos –pronunció papá con sorna. Rápidamente comprendí que mi padre había detectado con antelación la presencia oculta de Stan y que había esperado a ver cuánto tardaba éste en mostrarse.

–¿Por qué no iba a hacerlo? Esto nos incumbe a los tres… Además, no voy a dejar que seas el único que rompa la promesa.

–No necesito que me “salves” delante de mi hija…

–Un momento, ¿de qué promesa hablan? –intervine

–Hace años, tu padre me hizo prometerle que jamás te mencionaríamos una palabra de lo que habíamos hablado…

–Haces que suene como si te hubiera sometido a la tortura para arrancarte esa promesa. Simplemente te pedí gentilmente que le evitáramos a mi pequeña un disgusto innecesario.

Los miré uno al otro, preguntándome si algún día desaparecería del todo la tensión y el recelo con el que mi padre lo trataba. Ninguno de los demás miembros de la familia parecían tener problemas con que Stan estuviera a nuestro lado; ni si quiera mamá, que lo trataba con cortesía y amabilidad. El único imposible en toda esta situación era Edward Cullen.

–Aquel día, decidimos que lo mejor para ti, era que yo me fuera. –Pronunció Stan, dejando pasar de largo el comentario de papá –Yo no era bueno para ti, yo no podía darte nada de lo que tú merecías, así que… lo único que quedaba era que yo me fuera.

–Decidieron lo que era mejor por mí… pero sin preguntarme a mí. –Murmuré con una sonrisa torcida y un tanto cansada.

–¿Qué podía darte él? Tu merecías una vida plena, sin estarte ocultando… merecías casarte, tener tu propia familia, vivir en paz. Y Stanislav no podía darte nada de eso.

–Es verdad. Sabías bien cuál era mi posición sobre volver a tener hijos, sobre comprometerme. Y además, estaba mi hija. Ella me necesitaba, no podía fallarle… toda su vida estuve ausente y, tenía que estar junto a ella en los últimos años de su vida. Se lo debía por no poder ser el padre que necesitó, por haberla abandonado siendo tan pequeña e indefensa.

–Lo hiciste porque no podías quedarte con ella –Le recordé –Ya no eras humano. Tú mismo me lo dijiste, quedarte a su lado era peligroso para Annie.

–Como sea... Ella me necesitaba y aunque yo te necesitaba a ti, tenía que marcharme para estar a su lado. –pronunció mientras fruncía el ceño con tristeza.

Los miré alternativamente, imaginándome perfectamente la escena sin necesidad de tocarlos para robarles sus recuerdos.

Papá sabía lo que pasaba por nuestras cabezas, había usado esa ventaja para atacar los puntos débiles de Stanislav. Y ni siquiera podía culpar a papá por hacerlo, porque sus acciones habían nacido de su deseo de protegerme. Ahora podía entenderlo mejor, porque yo había estado embarazada, mi bebé había vivido apenas unos minutos, pero sabía perfectamente lo enorme y eterno que era el amor de madre o padre. Uno haría lo impensable por proteger a nuestros hijos, por asegurarse de que ellos serían felices y estarían bien, aunque tuviéramos que hacer un pacto con el mismísimo demonio con tal de conseguirlo.

–Comprendí que si realmente te amaba, lo único noble que podía hacer por ti era alejarme. No había nada que yo pudiera darte que mereciera la pena… truncarte la vida por un capricho era una insensatez de mi parte. Además, cabía la posibilidad de que lo que sintieras por mí fuera una mera ilusión y terminaras arrepentida de haberme elegido…

“Aquí vamos otra vez con lo del Síndrome de Estocolmo”, pronuncié en mi cabeza.

–“Aléjate de ella, rómpele el corazón si es necesario, pero hazlo”, eso fue lo que le pedí a Stanislav –agregó papá –Le supliqué que rompiera por lo sano, que no dejara lugar a la esperanza.

»Sabía que te dolería, pero no tanto como para no poder seguir adelante con tu vida. Pero me doy cuenta de lo equivocado que estaba. Que en lugar de una vida feliz y tranquila, lo único que logré fue empeorarlo todo.

Se instaló el silencio entre nosotros, únicamente roto por los sonidos del bosque. Los observé mientras intentaba procesar toda esa nueva información.

Durante tanto tiempo había creído que alejarme de Stanislav y quedarme al lado de Jacob había sido una decisión completamente mía, algo que yo había querido de manera libre; y al final, resultó que no, que ni siquiera podía adjudicarme del todo esa elección.

–En síntesis, tú te fuiste porque me amabas –pronuncié señalando con el dedo índice en dirección a Stanislav –Y tú –dije señalando a papá –te encargaste de ahuyentarlo por la misma razón… Pero no tuvieron la amabilidad de preguntarme qué era lo que yo quería… ¡Dios”

–Si hubiera sabido… su hubiera imaginado cuánto daño te iba hacer… De verdad, hija, que jamás hubiera intervenido. Lo siento…

Me llevé las manos al rostro, con gesto indeciso. Realmente no estaba segura de qué hacer o decir… No sé, descubrir algo así, no era fácil de procesar.

–Yo… creo que necesito estar a solas. Sinceramente, no sé que pensar… ni qué sentir. Estoy algo confundida… o más, si es posible.

–Pero no podemos dejarte a solas en el bosque…

–Sí, sí, ya sé que no es lo más inteligente pero... –me rasqué la cabeza, nerviosa –Supongo que puedo regresar a la cabaña y e4ncerrarme en la habitación a pensar, ¿verdad?

Sin esperar respuesta, me di la media vuelta, encaminando los pasos de regreso por el sendero, pero esta vez con intención de ir a la cabaña. Como había dicho antes, necesitaba estar a solas para tratar de reorganizar mi cabeza.

¿Esto influía en lo concerniente a Stan? Obviamente.

Tenía que replantearme toda mi vida entera, todas las elecciones que había hecho a lo largo de esos poco más de cuatro años. Porque honestamente, había creído que mi decisión de elegir a Jacob, de unir mi vida a él sólo para terminar arruinándosela, había sido una elección completamente mía, pero por lo visto, no era así.

Una vez más, mi destino se había visto influenciado por las decisiones de alguien más, era como si yo fuera una muñeca que se limitara a vivir de acuerdo a lo que los demás decidían. ¿Algún día mi vida realmente me pertenecería? Era un tanto triste ver que ya fuera por leyes divinas o por lo que los deseos de los demás, mi propio destino se manejara o se desdibujara a su antojo pero menos al mío.

Avancé con paso rápido, sin fijarme realmente por dónde pisaba, decidida a llegar cuanto antes a la cabaña y encontrar un momento de soledad. En mi mente no dejaba de repasar una y otra vez lo que había pasado desde la noche de la batalla. Pensé en mi vida con Jacob, en lo que había perdido, lo que había desecho… en que él también se podría haber ahorrado tanta amargura si papá y Stan no hubieran decidido por mí.

¿Qué hubiera pasado si Stan se hubiera quedado entonces? ¿Qué hubiera sucedido si aún cuando Stan hubiera decidido pelear por mi, yo hubiera elegido a Jake? Tal vez entonces mi unión con él no hubiera estado marcada por el fracaso desde un principio, tal vez Stan no hubiera sido un fantasma en nuestra relación y hubiera podido hacerlo feliz.

O tal vez, si hubiera elegido a Stanislav, Jacob me habría olvidado más fácilmente y hubiera podido seguir con su vida, con Emma a su lado, dándole la vida y la felicidad que se merecía desde un principio.

Tenía que replantearme las cosas, tomar decisiones. ¿Pero cómo hacerlo si me sentía tan confundida en esos momentos?

Tal vez debería hablar con Jacob”, pensé de repente. Tal vez debería hacerlo, porque después de todo había cuentas pendientes entre nosotros. Mi historia con Jake era muy fuerte, muy pesada y no estaba cerrada; pasara lo que pasara, para poder seguir con nuestras vidas, teníamos qué aclarar todo lo que había entre nosotros.

–Nessie, espera…. –Me detuvo la voz de papá a mi espalda. Me despabilé de mis propios pensamientos, dándome cuenta que al fin habíamos regresado a lo que vendría siendo el traspatio de la antigua casa Cullen.

–¿Si? –pronuncié, dándome la media vuelta para mirarle.

–Quiero pedirte algo. Aléjate de Jake.

–¿Qué?

–Aléjate de Jacob Black –repitió – Sólo aléjate de él– me pidió mi padre, mirándome con decisión. Me pregunté que habría detrás de esa orden expresa.

–¿Por qué habría de hacerlo? Digo, primero tendría que lograr que él quisiera volver a hablarme o tenerme cerca como para poder alejarme de él.

Stanislav se detuvo un par de pasos atrás de papá, bastante interesado en lo que había escuchado. Con un rápido vistazo a su rostro, descubrí cierto regocijo en su mirada. Estaba más que contento al escuchar la petición de mi padre.

Papá, por su parte, me miró serio, como si se debatiera entre decirme o no sus razones detrás de esa petición.

–No puedo obligarte a hacer algo que no quieras y no pretendo inmiscuirme una vez más en las decisiones que afecten a tu vida –respondió al fin –Lo único que puedo pedirte es que tomes en cuenta lo que te pido. Tengo una buena razón, pero simplemente no es algo que me corresponda a mí decirte.

–Papá, estoy cansada de los secretos.

–Lo sé –pronunció con un dejo de tristeza –Pero este secreto no es mío…. Sólo aléjate de él.

Fruncí el ceño y estuve a punto de replicarle algo, sólo que las palabras murieron en mis labios al ver que tanto papá como Stan miraban por encima de mi hombro, en algún punto a la distancia a mi espalda.

Curiosa, ladeé el rostro hacia allá y yo misma me sorprendí con lo que veía.

Tío Emmett había vuelto a casa.

33 comentarios:

  1. POR FIN!!!! :D:D:D:D:D:D:D
    Por fin un capi nuevo!
    Por fin Emmet regresa con los Cullen!!
    Por fin sabemos qué se dijeron Edward y Stan!!

    GENIAL!!
    Se me ha hecho supercorto porque estaba deseando leerlo y casi me lo he bebido! jajaja

    Pobre Nessie, siempre tomando decisiones, siempre preocupadísima...
    Espero que pronto le des un respiro Mid, y que hable con Jake ya lo aclaren y se vaya con Stan y sean felices y coman perdices! (LLLLL)

    TEAM EDWARD & TEAM STAN 4 EVER!!

    Un saludo desde Españaa!! Y por favorrrr por favorrr por favorrr no tardes tanto en publicar que me voy a volver loca de los nervios esperando otro capi jejeje.

    Besoss!

    ResponderEliminar
  2. hooo he quedado con la boca abierta queiro massssssssssss jiji esta super buena la historia sige asi te felicito haces un buen trabajo me encanta lo que escribes tienes mucho talentoo.....

    ResponderEliminar
  3. wOw aora ze arreglara tOh??
    zperO k zi !!
    k ze kede kOn Stan !!

    k bn k aia regrezadO Emmet ..!!

    ResponderEliminar
  4. wow regreso Emmet
    que noticias tendra?
    vendra con su grupo?
    se conocera un nuevo cambia formas?
    oooooo ya quiero otro capitulo
    no tardes tanto
    tienes mucho talento
    y espero que ya se arregle las cosas con jacob y se quede con Stan merecen ser felices XD

    TEAM BELLA AND NESSIE
    se veria interesante que existiera otro escudo como BELLA

    ResponderEliminar
  5. Hola!

    Mil gracias por publicar, extrañaba demasiado leer algo nuevo sobre esta historia... y me alegra comprobar que mi teoría no es tan descabellada...

    Espero que puedas publicar el prox domingo, que las musas y el internet te ayuden... saludos

    Team Stan!

    ResponderEliminar
  6. Woaaawwww estuvo excelente este capitulo!!!

    Por fin sabemos que se dijeron stan y edward, ahora reneesme esta mas confundida!

    Cual sera ese secreto de jacob?

    Que bueno que volvio emmett!!!!

    Pero habra llegado soloo????

    Mid no puedo esperar el otro capitulo, gracias por publicar este!!!

    Saludos desde Venezuela.!

    Se aprecia tu trabajo y dedicacion con esta hstoria!

    ResponderEliminar
  7. Mid:
    Después de tanto tiempo sin hacer algún comentario, he vuelto al estilo Emmet, je!!
    Como siempre, otro capítulo impresionante que te deja con las ganas de leer ya el siguiente. Qué difícil me resulta cultivar la paciencia con semejante historia!!
    Has desarrollado con tanto ingenio el triángulo amoroso de los personajes que no tengo ni la más leve sospecha de que decidirá la señorita Nessie. O mejor dicho, me siento igual de confundida que ella!! La verdad, me gustaría que llegué pronto la charla entre ella y Jake. Creo que es una parte fundamental de esta historia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. mid como siempre no has dejado a todos con ganas de mas.tu historia es muy buena,no puedo creer que emmet haya vuelto!!y no me puedo ni imaginar que va a pasar con nessie y jacob. espero q no tardes tanto en subir un nuevo capi....gracias!!besos

    ResponderEliminar
  9. Wow lo mejor este cap dios esres una diosa escribiendo y gracias por dejarnos un poco de tu imaginacion!!

    ResponderEliminar
  10. DIIIIIIIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS AL FIN.... estaba en super expectativa... en serio vale la pena esperar por estos super capis... TEAM EDWARD & TEAM STAN y en ese orden ok... jajajaja yo siempre he sabido que Stan amaba a Nessi.... Emm te extrañamos tanto.... wow pero con el regreso del tío oso deben venir más personas.. y problemas... Edward debe tener sus motivos para callar cosas pero eso de ser caballero a veces no funciona... Nessi tiene razón en cuanto callar las cosas, aunque ese ssecreto de Jake puede ser el que termine de unir a Stan con Nessi... AAAAAAWWWWWWWW quiero más...

    ResponderEliminar
  11. ¡Emmett!, siiiii, por fin. A que felicidad.

    Pero por que las Amazonas, tan bien que me caian- =(.

    Otro capitulo pronto, porfavor, no tardes tanto. Ya se que no estoy en posicion de exigir, pero es una simple sugerencia.

    Ciao--

    ResponderEliminar
  12. mid...
    gracias por regresar...
    y tambien por que emmett esta de regreso la verdad es que ya lo extrañabamos...

    te esperamos la proxima semana ..
    suerte con tu imaginacion y cuidate..
    :D

    ResponderEliminar
  13. La espera ha merecido la pena!!! Me ha encantado, Mid. ¿Qué será lo que oculta Jake? Que intriga por Dios!! Hasta el último momento estaré de parte de Stan

    ResponderEliminar
  14. Wooooooooooolaaaaaaa Mid!
    Aún no lo he leído, pero quería comentarte antes de nada. Además, seguro que será genial.
    Me alegra que estés de nuevo por aquí y que nos hayas regalado otro de tus maravillosos capítulos.
    Un saludo y besitoss desde Spain
    Ly

    ResponderEliminar
  15. por fin la dichosa conversación...!!!! ahora estoy mas intrigada...que será el secreto que edward no quiere decir sobre jake..?? No lo dejes mal parado a Jake por fa, el sería incapaz de traicionarles o de hacer algo malicioso o que se yo..!!! para mi se tiene que dar una conversacion entre jake y nessie...para cerrar los circulos que quedaron abiertos...Nessie tiene que liberarle a Jacob de todo el sufrimiento que le causo...Jake ya sufrio demasiado, merece ser feliz con o sin Nessie...Yo soy team Jacob, no soporto a Stan pero lo respeto...Desearia que Renesmee elija a jacob pero despues pienso que ella no se lo merece...Yo estoy mas confundida que Nessie en todo esto...Pero no tomaria como opcion a Stanislav, disculpen si a alguien le molesta pero pienso así...Que bueno que volvió Emmet..!!! ojala y ya este mejor y recuperandose de la ausencia de rosalie...Buá... esperando con ansias el proximo capitulo que será tan crucial como todo siempre...segui así amo este fic..!!!

    Montse

    ResponderEliminar
  16. yeeeeeah team estan ojala nessie arregle las cosas con jake y queden como amigos y ella quede con stan asi jacob puede ser feliz con emma

    ResponderEliminar
  17. Waooo!!!!súper este capi ,estoy ansiosa por el otro capi no puedo esperar
    cual será ese secreto de Jacob? Yo solo espero que se quede
    con Stan, si el es su destino, lo adoro me encanta!!!! Que bien que
    emmett regreso aunque se que es por algo...drama drama acción acción
    que pasara me comen los nervio. Chao hasta el domingo no pares
    de escribir me gusta la forma en q escribes tu historia...
    Saludo desde Puerto Rico...

    ResponderEliminar
  18. me mueroo!!!
    grax grax grax por publicar
    esta espectacular el capp
    eso era lo q estaba esperando hace ratoo
    la conversacion !!
    XD
    omg Emmettt
    volviio me muero !!!
    :P
    estoii happy
    ii ahora q diablos es lo q pasa con jacob ??¿
    porfa dinoslosss
    Stann lo amooo♥♥♥
    uii edward me da rabiia si el no se hubiiera metido en eso nada de esto hubiera pasado !!
    aun asi me encanta
    pliss renueva pronto
    bye
    xoxo^^

    ResponderEliminar
  19. Que capitulo!!!! OMG!!! no puedo creerlo! te superaste completamente... y me tienes mas enganchada que nunca!!!
    Amo a STAAAANNN!!! el nunca se quiso ir!!! Odie un poquito (solo un poquito) a Edward.... Si el sabia lo que Alice vio, xq se metiooo!! que iras jejeje....
    Bueno, quiero saber mas!! nunca me voy a cansar de tu histori Mid, eres genial!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  20. me encamta Mind!! pero me deja super intrigada lo que le dijo Edward a Reneesme... que será ese secreto... estoy que me como las uñas... y ya era hora que regresara Emment...

    GRACIAS, Mid, por el capi!!!

    ResponderEliminar
  21. por favor que se quede con jacob se lo merece y el a ella por favor

    ResponderEliminar
  22. hola; chicas y en especial a mid, estubo increible como todos. tu historia es tan referecante tan unica que eso es lo que hace que nos entremos a ella y queramos mas y mas. y mi opinion es que renesme esta como molesta con stan, y mas que con edward, y eso como que no lo entendi porque stan, lo hizo por lo que le digo edward, lo que vio alice y que el la tranformaba. eso fue lo que lo asusto y pues claro por su bien. eso fue lo unico que me quede como ¿porque? cuidense by

    ResponderEliminar
  23. despues de leer el capitulo me queda muy claro que la culpa de lo desastoza vida y lo que le ha pasado a sido culpa de su famillia y pues claro que tambien el vampiro, y creo que si nessi no se pone fuerte con ellos y se alega un poco lo van a vlover hacer, ella siente que tiene que ver y hablar con jake, y debe hacerlo eso lo cambiara todo. pero ahora no se que le ha dado a edward con jake que les pasa jake jamas y nunca haria nada encontra de nessi y se que si nessi le pide que se valla lejos y comenzaran otra ves el se va y deja su gente por ella ellos se aman y nessi lo sabe, edward tiene que estar confundido y ella no le debe hacer caso y otra cosa ella tiene pesadilla donde se encuentra con el vampiro en un sitio lo siento mucho pero yo jamas confio el el vampiro se que algo se trama y sigo pensando que esa lujuria que siente con el vampiro es por lo de la sangre no hay nada mas. mi opinion si.

    ResponderEliminar
  24. ohhhh me encanta tu historia..... es genialespero que nunca se te vaya la inspiracion de nuevo.... pero la espera valio la pena el capitulo es genial y las novedades que este trae tambien........
    me encanta que volvio emmet estara mas cambiado...habra recuperado en algo su alegria y que sorpresas trae con el........
    en cuanto a nessie me parece que debe hablar con jacob y arreglar las cosa el es el amor de su vida mientras que el stan es solo lujuria ......ohhhh pobre nessie pero creooo que debe quedarse con el JACOOBBB......el es lo mejor y la ama tantooooo........

    bueno mid gracias por este capitulooo....
    y porfa no te demores en el proximo que tu historia me atrapa cada ves maaaaasss

    ResponderEliminar
  25. Alle dice.....
    BIENVENIDO ESE CAPITULO!!!! ai deveritas q t extrañamos pero valió muxismo la pena eh?...MUY NECESARIA ESA PLATICA...(me gustó q nos hallas recordado algunitas cosas q la verdad ya se me haban borrado ,cositas muy importantes para darle hilo a la historia)yQUE TE DIGO DE EMMETTTTTTTTTTT!!!!!!!! me quedé fritzi jejej ..TUTUTUTUTU TURUTURURU llegó la caballeriza...a la carga mis vampis..dale Mit nosotros no te abandonamos como Stan(wasa sólo wasa)...saludos y q la pases bomba---actualiza cuando puedas hermosa.

    ResponderEliminar
  26. gracias; mid eres granden gracias por seguir adenante con esta hermosa historia la amooooooooooo, creo que los dos fueron victimas de un error, stan lo hizo por amor y temor a causarle, da~o a renesme el siempre le digo que no era bueno para ella ni nadie el se siente un mostro y creo que se asusto cuando edward le digo la vision de titi alice, y edward pues como papa al fin. ahora mi querida mid, tengo una duda sera que lo que alice vio, me explico su vision de renesme tranformada y por stan, no seria lo que paso en new york , cuando la mordieron y stan, la salvo de la tranformasion, quizas eso fue lo que ella vio y no lo supo identificar y creo que es muy necesario la conversacion con jacob, creo que sera bueno para los dos. gracias mid

    ResponderEliminar
  27. hace dos días que he empezado a leer tu historia, y no he parado hasta este capitulo..es la historia mas sombría que he leído de nessie (y ha sido muchas las que he leido)por que esta llena de peleas y creo que ningun oto autor a matado en sus historias a tantos personajes de la saga...
    cuando stan apareció en la vida de nessie apocando a jake creo que lo odie demasiado, me parecía imposible que ella amara a alguien mas que a jake...desde ese momento sentí que debí dejar de leer tu historia por que me parecía de lo mas insoportable...pero reflexionan-dolo un poco mas no lo pude hacer...porque me pareció que de eso se trata una buena historia de sentirte intrigada por saber que nessie puede elegir a cualquiera de los dos, en lugar de tener siempre una única opción...y aunque admito que no me sigue gustando stan para nessie creo que ahora estoy un poco mas abierta de mente para pensar en alguien mas para ella...es como en los libros de crepúsculo, a muchos nos encanto jacob para bella asta deseábamos que ella terminara con el, pero como la historia lo requería desde el principio, edward se merecía mas su cariño, porque su amor hacia ella era mas leal y profundo que el de jacob, que la amo desde un principio pero porque ella, seria la madre de renessme desde ese entonces el tenia ese vinculo con ella, aunque todavía no había nacido por eso el no podía separarse de bella...

    por eso pienso que aunque nos guste mucho un personaje por su carisma o su actitud...el buen escritor siempre debe de hacer lo correcto, lo que se espera de la historia...quien es el que de verdad ama a renessme tal como ella es, quien a sacrificado mas por ella....solo el pensarlo solo un poco nos lleva ala respuesta que es obvia....al igual que stepani meyer que escogio a edward para bella, aunque a muchos no les gusto su elección..creo que tu debes escoger quien es el adecuado.....para nessie..

    aunque a muchos (me incluyo )no nos guste la elección.....

    por otra parte quería felicitarte por que plasmas muy bien los sentimientos de los personajes...eres una gran escritora "MID" como te llaman....espero que nos sigas sorprendiendo como lo has hecho asta ahora....solo un pequeño favor, si es que se puede pedirlo no mates a nessie ni a jacob, por favor, creo que eso sera terrible para mi..no importa con quien elijas para ella..

    ResponderEliminar
  28. amoooooooo muchisissiisisisismo tu historia segui claro de luna con desesperacion y lo amooo pero no entiendo nada acaaa ano se el orden de los capss estoy desesperada quiero que se quede con stan!!!!! LLORE MUCHHHOOOOOOO cuando murio roseeeeee :( por favor actualiza pronto no entiendo el orden de los cappps me desespera porfisss subiii y que se quede con stannn TEAM STAAAANN A FUUULLL

    ResponderEliminar
  29. hola, estoy tan intuciasmada con esta historia que, no paro de hacer mis conclusiones. estos dos capitulos estan riquisimos. y feliz, llego por fin el tio emmet, creo que cuando hable con renesme le quitara. la culpa que calga renesme por la muerte de su tia, eso sera un alivio creo. y pues mi mas que admirada mid,no me canso de darte la gracias por este maravilloso trabajo, y gran dedicasion,al mismo y mucho mas por ese enorme temple, que muestras eres digna de copiar de corazon te lo digo porque mira que has aguantado una regadera de tonterias y ofenzas y usted filme, ni se me tambalea, al contrario vas mas fuerte, gracias por eso pobre de las chica que dijo que tu, detendrias la historia, que yo creo que eso es lo que buscan y que mal.hay que respetar los gustos de los demas y si que hay personas que no quieren ver nada de cambios y prefieren encarsillarce, y no ver mas alla esas son la que se nombran las fieles al personaje y historia.y con mucho respeto, no se porque se complican. o se les hace tan imposible, aceptar y entender que, esta historia es otra, con otra autora y que el que mid,cree algo diferente. con nuevos personajes, eso no quiere decir que maÑana cambiara la trama de la saga de meyer,y que saldra otra nueva. hay muchas pero muchas historias y por dios santo, la saga se queda igual nada cambia y mucho menos aparecera stanly, (que pena verdad) pero no aparecera no en la de meyer. y no hay historia de que paso con renesme despues de....., que paso con jacob, porque aparentemente se quedo cazando y dando briquitos con leah, y segun edward el no miraba a renesme con amor de pareja se lo dijo a bella. lo que quiero decir con eso es que no quedo algo bien plasmado de ellos dos. y mi opinion es que la sra;meyer dejo un llena blancos o un escoje y pues cada cual lleno el blanco. como mas le gusto y escojio lo que mas le hubiera gustado con diferentes arternativas y imaginacion. y recuerden es diversion, es ver otras arternativas explorar cosas nuevas jugar con la historia y personajes.eso no cambiara la historia real los libros seguiran iguales eso si a menos que sra; meyer le salga otra idea. pero segun digo no habra por ahora nada mas y si hubiera algo seria el libro de edward,el que no a terminado, ¿porque sera? un abrazo grande y mis mas sinceros respeto para mid,

    ResponderEliminar
  30. nadie le falta el respeto a mid, solo opinamos lo que nos gusta o no, y se dice como debe ser las cosas por ejemplo, que nessi y jake son almas gemelas inseparables y que estan destinados a estar juntos. y si puedes darle un poco de emocion a una historia creada por ti y anadir mas elementos, como para dar o cauzar mas emocion o intriga, pero de ahi a que nessi se quede con otra persona que nooooooooooooooooooooooooooooooooooo es su destino o peor aun no tiene nada que ver con nessi, y que no existe es un cerooooooooooooo en la historia. no se porque varias no lo aceptan, y yo lo que le pido a mid, es que si nessi no se queda con jake, pues que muera o que la deje con el tal vj,pero no con un vampiro.que va eso es un desastre el vampiro es su desgrasia siempre, y lo de que paso con el libro de edward, creo que le robaron lo que habia escrito,o algo asi pero a mi no me intereza el libro de edward.

    ResponderEliminar
  31. Me encanta el libro que estas escribiendo sobre la vida de reneesme.

    (Por cierto,yo tengo un blog en el cual tambien estoy escribiendo un libro.
    http://lagrimasdelunabylea.blogspot.com)
    [Me gustaria que la gente pasara a leerlo]

    ResponderEliminar
  32. pooor favor estoy desesperadaaaaa subi rapiidooo

    ResponderEliminar
  33. poorr favoorr te lo ruegoo subiii pronto estoy muuy desesperadaaa

    ResponderEliminar

Dejen sus comentarios!!

Añadir/Share

Bookmark and Share